Tintas de tatuaje: composición, beneficios y consecuencias | 10Masters

Tintas de tatuaje: composición, beneficios y consecuencias

De la elección de la tinta, dependerá el resultado de tu tatuaje

19 Julio 2022

0 comentarios

Uno de los factores que se considera fundamental e indispensable a la hora de decidir hacerse un próximo tatuaje, es la elección de la tinta.

Esta materia prima influirá directamente sobre la calidad del resultado final del diseño y también, dependiendo de sus componentes, te enfrentarás a posibles reacciones físicas, como por ejemplo, una alergia cutánea.

La tinta de los tatuajes, es una sustancia que, a través de la máquina manejada por el artista, ingresa en el cuerpo a nivel dérmico, más específicamente, la aguja traspasa la primera capa de la piel llamada epidermis y es depositada en la dermis, donde los vasos capilares la absorberán.

Por lo dicho anteriormente, su composición es de suma importancia, ya que el ingreso de elementos nocivos para el organismo provocarían efectos secundarios como alergias, picazón y otros inconvenientes de extrema gravedad.

No solo es una cuestión sanitaria, sino que, dependiendo de nuestra elección, el tatuaje en nuestra piel se verá opaco, brillante, claro, nítido, borroso o difuminado. Si tenemos claro cómo queremos que se vea nuestro diseño, debemos ser cuidadosos con este factor clave.

Es por esto que, en el día de hoy, te informaremos acerca de las distintas tintas que se usan en el mercado del tatuaje, contándote cuáles son sus componentes y a que beneficios y consecuencias nos exponemos.

Tintas Acrílicas

Las tintas acrílicas, o también llamadas minerales, están formuladas a base de pigmentos derivados de metales, como lo son el arsénico, el cobalto, el berilio, el selenio, el níquel y varios más.

Su principal consecuencia reside en que su composición es propensa a generar efectos secundarios en pieles sensibles. La alergia es una de las reacciones más comunes. Otro de sus impactos negativos, es que su aplicación dificulta la realización de estudios médicos que tengan como objetivo escanear algún área del cuerpo, por ejemplo, una resonancia magnética. También, a comparación de otras tintas, la acrílica es la más complicada de quitar a través del láser.

Si bien enlistamos importantes consecuencias, los beneficios realmente te harán dudar a la hora de descartar la opción.

Las tintas acrílicas son las más elegidas por los tatuadores ya que sus colores tienen una gran intensidad, lo que hará que los diseños se vean vibrantes y llamativos. Pero no es solo esto, sino que también son las que más perduran en el tiempo, manteniendo una óptima calidad.

Foto 2 - Opción 2.

Fuente: ProMedicas

¿Qué elementos componen los principales colores?

Tinta negra: Está compuesta principalmente a base de carbón. Pueden no contener derivados del metal, aunque algunas incluyen fenol, sustancia química que logra generar algún tipo de alergia. De todas formas, es la menos agresiva con el organismo.

Tinta roja: Es considerada como la más peligrosa, ya que está generada a base de mercurio, componente del cual su nocividad tiende a generar alergias, inclusive mucho tiempo después de la realización del tatuaje. Puede ser reemplazado por la tinta color carmín, que está hecha a base de insectos y es más hipoalergénica.

Tinta azul: Formulada a base sales de cobalto, puede provocar, en algunas ocasiones especiales de pieles con hipersensibilidad, una afección crónica llamada granulomas, que consiste en una erupción cutánea con relieves en forma de anillo.

Tinta amarilla: Compuesta por cadmio y sulfito de cadmio. No suele provocar alergias, si esto ocurre, su intensidad sería leve.

Tinta blanca: Junto con el color rojo, es considerada de alto riesgo por su base de titanio u óxido de zinc.

Tinta verde: Su elemento de base es el cromo. Puede causar algunas reacciones cutáneas que deriven en eczemas.

Tinta violeta: Compuesta por magnesio, es muy poco probable que desencadene alguna reacción indebida en la piel.

Tintas Vegetales

Las tintas vegetales están formuladas a base de productos de origen orgánico, y es por esto que, su gran beneficio parte de la baja probabilidad de generar reacciones adversas en la piel. Es considerada hipoalergénica, lo que significa que, si bien no están 100% exentas, el riesgo de provocar alergias es muy bajo. Otra característica a favor, es que la asimilación de nuestro organismo, con respecto a las tintas acrílicas, es mucho mejor, al igual que la absorción. Por último y no menor, estas tintas son veganas, es decir, que no contienen ningún ingrediente animal.

Uno de los principales rumores desfavorables que se han difundido, es que tienden a ser poco resistentes al pasar del tiempo, es decir, que los diseños se decoloran con mayor facilidad. También, han dicho que los colores aplicados no cuentan con una apariencia muy imponente, por lo que la aplicación de este tipo de tinta requeriría de cuidados más minuciosos que los que tendríamos con la acrílica. ¿Será cierta esta suposición infundida? Si quieres saber, visita nuestra entrada Tatuajes veganos: Cuando el arte es conciencia

Otras Tintas

Existen otras variantes en los tipos de tinta, como lo son las pigmentaciones usadas para los tatuajes fluorescentes y los ultravioleta.

Los tatuajes fluorescentes son los que consiguen brillar en la oscuridad sin el apoyo de fuentes lumínicas externas, mientras que los ultravioleta, solo se pueden visualizar bajo el foco de una lámpara que emane rayos con luz negra UV. La mayoría de estas tintas están hechas a base de pigmentos metálicos y en algunas ocasiones, también incluyen en su formulación elementos vegetales o de plástico.

Foto-4

Fuente: Love To Know

¿Qué tinta elijo?

Los beneficios de cada tipo de tinta mencionada son realmente tentadores, aunque sus consecuencias nos hagan dudar de nuestra elección. Lo importante es estar bien informados para que nuestra libre elección sea tomada bajo conciencia, teniendo en cuenta como nos gustaría que fuera el resultado y no dejando de lado nuestras posibles reacciones físicas. Si sufrís de alergia crónica, es recomendable que antes consultes con tu médico/a.

COMPARTIR





Entrar para dejar un comentario.

0 comentarios.