La psicología y su relación con los tatuajes | 10 MASTERS

La psicología y su relación con los tatuajes

¿Qué opina la psicología sobre los tatuajes?

12 Septiembre 2022

0 comentarios

La relación del cuerpo con los tatuajes abre un análisis muy importante para la psicología.

Por el cuerpo pasan nuestras emociones, vivencias y experiencias. Ellos transitan nuestra vida junto con nosotros.

Los tatuajes también hablan de quiénes somos, expresan lo que nos gusta, lo que nos define, lo que nos atraviesa y son parte de nuestra personalidad. Pero veamos ¿Qué dice la psicología sobre esto? Aquí te contamos.

¿Tatuajes para pinchar el inconsciente?

Los estudios sobre la relación que tiene el cuerpo con las personas es muy amplio. Desde varios enfoques se pueden llegar a conclusiones muy interesantes. Para la psicología, la relación que tiene el cuerpo con la persona es muy importante.

El cuerpo funciona como un diario de vida, es algo así como un testimonio vivo de todas nuestras experiencias. El cuerpo va transitando junto con la persona todos sus cambios y transformaciones. Y, así como las personas no son las mismas con el tiempo, tampoco lo son los cuerpos.

Las emociones y los pensamientos están plasmados en las pieles y también en los tatuajes.

Además, por medio del exterior se expresa lo que sucede en el interior. Es por esto que el tatuaje expresa el mundo individual de cada persona y es una manera de hablar de sí mismo y de compartirlo con el resto.

Para muchos, los tatuajes representan vínculos, valores y creencias muy personales. Esto permite definirse a sí mismos y también expresarlo ante otros, generando tanto vínculos de empatía, identidad y pertenencia, como de distinción con otras personas.

Muchas veces, para la persona que los lleva no es solamente una creación estética, sino que los tatuajes cuentan algo de su propia historia.

Pero también hay quienes opinan que una característica común es la búsqueda por sentirse únicos, por distinguir, por ser diferentes y originales.

El llamado Body Art se entiende como decorar el cuerpo por medio del arte, y esto incluye a los tatuajes. Se toma al cuerpo como lienzo para hacer modificaciones estéticas, ya sea de manera permanente o transitoria.

Esta relación arte, cuerpo y tatuajes puede ser muy significativa a la hora de analizar los gustos de una persona e incluso su propia personalidad. Por eso ha empezado a ser objeto de estudio para la psicología desde hace ya varios años.

Y en esto también se incluye la experiencia del dolor. Hay quienes opinan que atravesar por el dolor al tatuarse es algo necesario, casi como parte del ritual. Y simboliza la fuerza, la convicción y el compromiso plasmados en la piel.

Si te interesa saber más sobre esto puedes entrar a nuestra nota Anestesia en los tatuajes: ¿Un método seguro?

Pero, ¿qué dice un profesional sobre esto?

Para ampliar más sobre este tema, consultamos a Rosalba Varaceta, una profesional de la salud mental, que nos cuenta su experiencia en el campo de la psicología y nos da una idea respecto de los tatuajes y el impacto que producen en las personas.

Ella estudió psicología en Bogotá, Colombia, su ciudad natal, y luego se trasladó a Barcelona para realizar una especialización. Desde 2001 que es licenciada y, desde entonces, ha vivido muchas experiencias personales y profesionales que la ayudan en su camino como psicoterapeuta.

Rosalba nos cuenta: Actualmente, trabajo bajo un enfoque integrador con el cual busco observar a la persona como una unidad holística que pertenece a un sistema social, familiar y cultural, el cual deja huella en nuestro ADN emocional y corporal. Solo entendiendo la persona en su unicidad y diseñando una terapia a medida, he podido construir vínculos sólidos con mis pacientes, que les ha ayudado en su proceso de reconstrucción personal.”

Veamos sus aportes.

Identificarse por medio de los tatuajes

Hay grupos sociales que tienen un código específico de tatuajes, como las tribus o grupos culturales variados, las mafias, los tatuajes carcelarios, etc. Llevar alguno de estos tatuajes marca un sentido de pertenencia. En esto entra la mirada personal y la mirada del otro.

Pero, ¿es cierto que la mirada de los otros interfiere a la hora de decidir tatuarse? ¿Qué relación tienen los tatuajes con la autoestima? Veamos qué nos dice Rosalba.

Según ella,

La autoestima no tiene que ver con lo que decidas pintar en tu cuerpo. La estima viene de dentro hacia fuera y no a la inversa. Esto quiere decir que un tatuaje no me dará autoestima, como no me dará autoestima tener el último coche, o salir con el chic@ más guapo de mi entorno, o tener un millón de tatuajes en el cuerpo. Un tatuaje puede significar fuerza, amor, paz, resiliencia, habilidad, unión, cambio o crecimiento, pero el tatuaje per se no puede darnos aquello que no hemos construido internamente.”

Y agrega

“La aceptación de nuestro cuerpo con todo y sus defectos tiene que ver directamente con la estima que tenemos hacia nosotros y nuestra imagen. Una persona que cuente con una estima ontológica bien construida, muy seguramente no se hará un tatuaje para aceptar su cuerpo o para verse más atractivo, sino por otra motivación quizás más simbólica que identitaria. Cuando nuestra estima depende de la mirada ajena y del reconocimiento y/o aceptación de los otros, es como si nos convirtiéramos en una acción que fluctúa en la bolsa de valores, lo que significa que nuestro valor entendido como validación y legitimación personal, dependerá del valor que los otros nos den y, en este caso si es posible que algunas personas busquen tatuarse para ser aceptados.”

Pero además de esto, también podríamos decir que hay mucha relación entre los tatuajes y los significados personales que las personas les impriman.

Todo tatuaje simboliza algo, aunque sea en lo más mínimo, si se pregunta a cada persona por sus tatuajes, seguramente tengan una historia que contar o un por qué que los explique.

Tatuajes en muñeca y brazos. El significado de los tatuajes

El tatuaje es un lenguaje no verbal, habla sin palabras e incluso puede decir cosas íntimas de una persona. El tatuaje está ahí en la piel, disponible para ser visto y siempre va a tener algo que expresar.

En este punto, consultamos con Rosalba y nos cuenta que:

“Efectivamente, un tatuaje representa muchas cosas, ya que una imagen puede ser interpretada de infinitas maneras, por eso la riqueza en el significado de los tatuajes.

Para saber qué dicen los tatuajes de una persona se hace absolutamente necesario preguntar a esa persona por el significado de cada uno de los tatuajes que tiene, ya que cada uno tiene un momento en el tiempo, se hizo en una etapa diferente y muy posiblemente representarán cada uno de ellos algo totalmente diferente

No podemos decir que una persona es mala porque tiene tatuados dragones y demonios, de la misma manera que no podremos decir que es buena porque tiene ángeles y flores tatuadas en el cuerpo. La personalidad no se pide por una imagen tatuada en el cuerpo.”

Luego de pasar por la experiencia de ser pinchado y ser intervenido en la piel, la persona ya no es la misma y la idea por la que se tatuó comienza a tener otra dimensión.

Por ejemplo, para atravesar situaciones difíciles, un tatuaje puede ser realmente terapéutico.

En este sentido, muchas personas deciden hacerse un tatuaje para atravesar alguna situación dolorosa o para cerrar algún ciclo. Es por eso que nos parecía fundamental preguntar a un profesional sobre esto y Rosalba nos comenta que:

“Algunos de mis pacientes se han hecho tatuajes como símbolo del proceso de cambio que están viviendo en terapia, otros, por el contrario, lo hacen al final de su proceso como cierre de lo que yo llamo una interesante aventura y otros, vienen con tatuajes que representan experiencias vividas en su pasado. Todos y todas ellas a través de los tatuajes han dado un significado especial a sus historias de vida y he notado que son muy cuidadosos a la hora de elegir el tatuaje, se toman su tiempo, lo viven como un proceso de mirar hacia dentro y se enorgullecen cuando dan ese paso.”

Y agrega:

Con las cicatrices, ocurre que el tatuaje busca disimular más no borrar una experiencia pasada. Acompañar a mis pacientes en este proceso es muy nutritivo, porque detrás de un símbolo se esconden emociones muy profundas, muchas de ellas de resiliencia y empatía hacia ellos mismos.”

Si quieres saber más sobre este tema, puedes leer la nota Una herida que cura otra: Tatuajes para cicatrices. Además, no olvides dejar tu opinión sobre esto en los comentarios, ¡queremos leerte!

Los prejuicios ante las personas tatuadas

Antiguamente, se consideraba a quienes estaban tatuados como las personas más marginadas de la sociedad, incluso se las relacionaba con pandilleros o delincuentes.

Poco a poco, esa percepción fue cambiando hasta que el tatuaje logró convertirse en parte de las tendencias, modas y llegó a ser un elemento distintivo de las generaciones.

Pero alguna de esas viejas creencias persisten hoy día y hay quienes creen, aunque son una minoría, que las personas tatuadas tienen algunos rasgos psicológicos característicos que los hace diferentes a las demás personas. En este sentido, Rosalba nos comenta que:

“En este caso podríamos afirmar que aquellas personas que coleccionan coches de lujo, o botellas de Coca-Cola, o barcos de papel tienen también rasgos psicológicos distintos, y no podemos afirmarlo literalmente. Aquí juega mucho la regulación psicológica de cada persona. Si, por ejemplo, es una persona cuya regulación es anómica, quizás en este caso primará el placer y la impulsividad por encima de otras cosas. Si en caso contrario, es una persona con una regulación más socionómica, pues entonces, quizás se dejará llevar por la masa y hará cosas con el ánimo de ser aceptado por un grupo. De lo que se trata, es de comprender el porqué cada persona de forma única actúa como actúa y hace lo que hace. Las generalizaciones muchas veces sirven para explicar algo sin contextualizar cada caso, lo cual puede ser perjudicial.

Además, también hay quienes asocian las adicciones o trastornos psiquiátricos a la población tatuada o a un grupo particular de personas que llevan tatuajes. Y en esto, la doctora nos comenta que…

Nuevamente, ponemos de relieve que lo importante es comprender la regulación moral y psicológica de la persona. Personas que tienen algún tipo de trastorno o adicción no siempre están tatuadas, de la misma forma que una persona tatuada no siempre tiene un trastorno o adicción particular. Hemos de prestar mucha atención y comprender una vez más que aunque pertenecemos a un colectivo social, no somos todos iguales.”

Como bien nos marca la doctora, es importante no generalizar y centrarse siempre en que a la hora de hablar de rasgos psicológicos, se tiene que hablar de personas particulares y casos concretos, no se puede extraer una conclusión que sirva para todos y todas por igual.

Entonces, podríamos decir que las personas tatuadas no necesariamente tienen rasgos distintivos, por fuera de lo físico que los diferencian de otros.

Entonces, para cerrar, ¿los tatuajes hablan de las personas?

Como hemos desarrollado, tener un tatuaje no es algo al azar. Aunque sea mínimo, los significados de cada tatuaje expresan una parte de la persona que los lleva.

Además, también puede ser muy positivo para quien los lleve, tanto sea en un sentido terapéutico, ayudando a atravesar y transformar situaciones dolorosas, como en un sentido estético, siendo un lienzo vivo de una obra hecha tatuaje.

También desde el punto de vista de la identidad, el cuerpo habla por la persona. Nos comunicamos por medio del cuerpo y nuestros tatuajes. Es por esto que, no es solo un dibujo el que está impreso en la piel, sino que es algo mucho más grande.

¿Y tú qué opinas? ¿Qué dicen los tatuajes de ti? Cuéntanos en los comentarios.

COMPARTIR





Entrar para dejar un comentario.

0 comentarios.